Raticida MURIBROM Cereal . Caja 150 gr.

Raticida MURIBROM Cereal . Caja 150 gr.

2,65 €

Producto Disponible - (Imp. Incluidos)

Referencia550097
MarcaQM QUIMUNSA
Peso0,15 Kg



Cebo en grano, listo para uso. Este raticida actúa de forma fulminante contra Ratas y Ratones. Produce mortalidad al 100% y es efectivo en una sola ingestión. Los roedores mueren sin agonía, después de su ingestión, lejos del lugar donde lo han consumido, no provocando la desconfianza de otros roedores, lo que hace que estos sigan consumiéndolo hasta su total exteminio. El veneno para ratas y ratones lleva incorporada una sustancia de sabor amargo, no detectable por los roedores, para evitar la ingestión accidental de personas.



MODO DE APLICACIÓN

  • Se localizará únicamente en el interior de viviendas de uso privado, en portacebos correctamente etiquetados.

DOSIS DE APLICACIÓN

  • Ratones: Portacebos con 50g de producto cada 10 m2.
  • Ratas: Portacebos con 100g de producto cada 10 m2.

COMPOSICIÓN

  • Bromadiolona 0,0029%
  • Excipientes c.s.p 100%

Antes de usar el producto lea detenidamente la etiqueta y síganse las instrucciones propuestas.

MODO DE EMPLEO

Lea y siga la información del producto así como cualquier otra información que acompañe al producto o proporcionada en el punto de venta antes de usarlo. Realice una encuesta previa al tratamiento del área infestada y una evaluación in situ para identificar las especies de roedores, sus áreas de actividad y determine la causa y la extensión de la infestación. Retirar la comida fácilmente disponible para los roedores (grano suelto o residuos de alimentos). Aparte de esto, no limpiar la zona a tratar justo antes del tratamiento, esto solo molestará a los roedores y la aceptación del cebo será más dificil de alcanzar. El producto debe ser usado como parte de un plan integral de control de plagas, incluyendo, entre otros, medidas de higiene y, cuando sea posible, métodos físicos de control. El producto debe ser colocado en las inmediaciones de los lugares donde se ha observado actividad de roedores (zonas de paso, sitios de anidación, cebaderos, agujeros, madrigueras..). Cuando sea posible, el portacebos debe estar fijado al suelo o a otras estructuras. Los portacebos deben estar claramente etiquetados indicando que contienen rodenticidas y que no deben ser movidos o abiertos. Cuando el producto se utiliza en zonas públicas, las zonas tratadas deben marcarse durante el periodo de tratamiento y una señal explicativa debe informar sobre el riesgo de envenenamiento primario y secundario de los anticoagulantes así como sobre las medidas de primeros auxilios. Los cebos deben ser asegurados para evitar que sean arrastrados fuera del portacebos. Colocar los portacebos fuera del alcance de los niños, pájaros, mascotas, animales de granja y otros animales no objetivo. No se debe aplicar en áreas donde los alimentos/piensos, utensilios de cocina o las superficies de procesamiento de alimentos puedan entrar en contacto con el producto o bien ser contaminados por el mismo. Usar guantes protectores resistentes a productos químicos durante la fase de manipulación (guantes de goma, latex, etc). Durante el uso del producto no comer, beber o fumar. Lavar las manos y áreas de piel expuestas después de utilizar el producto. La frecuencia de las visitas a las áreas tratadas debe ser a criterio del aplicador, en virtud de las encuestas realizadas al comienzo del tratamiento (de acuerdo a las recomendaciones del manual de Buenas Prácticas). Si la cantidad de cebo ingerido es baja en relación al tamaño aparente de la infestación, se debe considerar la colocación de más portacebos y la posibilidad de cambiar a otra formulación de cebo. Si después de un periodo de tratamiento de 35 días se observa que los cebos siguen siendo consumidos y no disminuye la actividad de roedores, debe determinarse la causa. Cuando se hayan excluido otros elementos, es probable que para los roedores resistentes haya que considerar el uso de un rodenticida no anticoagulante o un rodenticida anticoagulante más potente. También se debe considerar el uso de trampas como una medida de control alternativa. No abrir la bolsita que contiene el cebo. Colocar el cebo en pasta con un aplicador suficientemente alargado (espátula) para reducir la exposición de las manos-evitar tocar el envase. Limpiar la espátula con agua y jabón. Evitar el contacto con los residuos del cebo usando guantes protectores.


Preguntas y comentarios destacados

Sé el primero en hacer una pregunta o comentario
Usamos cookies de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y obtener estadísticas anónimas. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK Más información